CONVIVENCIA FAMILIAR EN CUARENTENA

La pandemia del coronavirus ha llevado un cambio y adaptación en la vida de la mayoría de las personas a nivel mundial, conllevando a que tengamos que convivir con nuestras familias, amigos o compañeros de cuarto día, tarde y noche.


Autor: Sandra Barraza



Antes del encierro, cada uno tenía un horario más o menos establecido, quizás coincidían con sus parejas al desayuno, otros dejaban a sus hijos en el colegio y luego se iban a su trabajo o realizaban diversas actividades durante el día y volvían a coincidir en las horas de la noche, así pasaban los días. Pero la pandemia del coronavirus ha llevado a un cambio y adaptación en la vida de la mayoría de las personas a nivel mundial, restringiendo la movilidad, el desempeño laboral o escolar y conllevando a que tengamos que convivir con nuestras familias, amigos o compañeros de cuarto día, tarde y noche. 


Para algunos, puede ser una experiencia única y agradable, debido a que es algo que no han podido hacer con tanta frecuencia. Pero para otros, o luego de un tiempo prolongado puede generar discusiones, malos entendidos y peleas, las cuales son comprensibles y normales, debido a que no estaban acostumbrados a compartir tanto tiempo dentro de la misma casa.


Es importante mencionar que el hecho de encontrarse en cuarentena puede generar diversas emociones, tales como: tristeza, enfado, miedo, irritabilidad, síntomas de estrés, ansiedad que afectan tanto a la persona como a las relaciones con los demás, por ello es necesario desplegar todos los recursos disponibles para poder regular de la manera más adecuada las emociones y poder adaptarse a la situación actual.


¿Qué podemos hacer?


1. La organización, es un punto clave, es decir, que existan horarios individuales donde cada uno pueda realizar las tareas o actividades que quiera o deba (horario laboral, tareas escolares, tiempo libre personal, entre otras) y horarios grupales en donde se pueda compartir con los demás miembros de la familia (algunos horarios de comida, juegos en familia, entre otros) Siendo fundamental la cooperación para poder coordinarse y hacer de esto posible.


2. La comunicación, Poder cuidar lo que decimos y el cómo lo decimos, ya que esto es lo que muchas veces generan discusiones. Entendiendo que todos podemos tener opiniones diferentes, y no por ello son menos o más válidas que las nuestras, siendo fundamental poder expresar lo que estamos sintiendo en estos tiempos. 


3. Cargas compartidas, es importante no dejar a una sola persona con toda la responsabilidad del hogar, poder distribuir de manera equitativa las tareas, ya que esto contribuye a mejorar la convivencia y disminuir la tensión que pueda generar la sobrecarga.


4. Empatía, considerar que todos frente a una emergencia, como lo es una pandemia, reaccionamos y afrontamos la situaciones de formas diferentes, por lo que es importante ponerse en el lugar del otro y dejar que se exprese a su manera, por ejemplo si quiere pasar un tiempo a solas, permitírselo o dejarlo llorar si es lo que desea hacer. 

12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Facebook icono social
  • Instagram